Solidaridad Nº 167<br>HUELE A PRODRIDO
Póster Nº 167<br>CORRUPCION
 campaña
Santander, 29/03/2011
Otros temas relacionados: Corrupción política

Juan Montañes

Si examinamos una serie de obras adjudicadas estos últimos años, encontramos en todas ellas un denominador común: la empresa Construcciones, Rehabilitaciones y Acabados S.A. más conocida como CORELIA.

Nuestros políticos presumen de luchar contra el desempleo, pero todo es cara a la galería, como demuestra el analizar la política real que están llevan a cabo en todos los ámbitos municipales.

Uno de ellos, quizá el más importante y codiciado, es el correspondiente a las obras públicas municipales, las cuales son adjudicadas a empresas siguiendo un protocolo legal establecido, pero tras el cual se esconden las más variadas corruptelas.

Tomemos como ejemplo el ayuntamiento de Santander. Si examinamos una serie de obras adjudicadas estos últimos años, encontramos en todas ellas un denominador común: la empresa Construcciones, Rehabilitaciones y Acabados S.A. más conocida como CORELIA. Dicha empresa participa, o ha participado con otras, en las siguientes adjudicaciones:

• La remodelación del entorno de la calle Vía Cornelia en abril del 2009. En UTE (Unión Temporal de Empresas) con Construcciones Cuevas S.L. por valor de 773.015’19 euros más IVA.

• La mejora y modernización del Gran Casino de Santander, por 2.6 millones de euros, en UTE con Ferrovial con ejecución de 15 meses.

• La construcción por parte de la Universidad de Cantabria de la Casa del Estudiante (aquí el ayuntamiento cedió un terreno de 2.600 metros cuadrados), obra adjudicada a CORELIA S.A. y a ARRUTI, con un presupuesto base de licitación de 11.991.176 euros y 15 meses de duración.

• La mejora del bombeo del saneamiento de la Bahía de Santander. Obra pagada por la Consejería de Medio Ambiente, a iniciativa de ésta, de la Asociación de Empresarios Parayas-Candina y del Ayuntamiento de Santander. La actuación supuso 290.000 euros y seis semanas de trabajos. Adjudicada toda a Corelia S.A.

• La semipetonalización de la calle Río de la Pila, por 1 millón de euros, adjudicada por entero a Corelia S.A.

• El proyecto de edificio de las nuevas instalaciones deportivas de La Albericia, que lleva a cabo Corelia S.A. desde el 2009 por 4.5 millones de euros.

• La Mejora de la accesibilidad al entorno de las calles General Dávila y Camilo Alonso Vega, encargada a la UTE Corelia S.A. y Cuevas S.L.

En definitiva, que tengamos conocimiento, más de 21 millones de euros en obra pública, en cuya adjudicación ha intervenido directa e indirectamente el ayuntamiento de Santander y cuya empresa beneficiaria ha sido la citada constructora.

Para el que no lo sepa aún, Corelia pertenece al Grupo Apia XXI, empresa cántabra multinacional presente en cinco países (España, Polonia, Chile, Brasil y Bolivia) y de la que nuestro alcalde, Iñigo de la Serna, fue responsable del Departamento de Hidráulica entre los años 1995 y 1999.

En el año 2008 se contabilizaban en el municipio santanderino 1.357 empresas (entre sociedades anónimas, limitadas, autónomos, etc.…) ligadas a la construcción, con 5.435 trabajadores a finales del año 2009. ¿Por qué no se han repartido las obras entre todas estas empresas con el empleo que ello habría generado y si embargo, se han adjudicado muchas de ellas en las mismas manos? Está claro que en la política municipal prima más el beneficio de una empresa y el favorecimiento a los “amiguetes” que el bien común de toda la sociedad. La empresa Corelia S.A. se situó en el puesto octavo del ranking de empresas cántabras por resultados en el año 2009 con un beneficio neto de más de 7 millones de euros. Y ello, gracias al Ayuntamiento de Santander.

Juan Montañés

  +info favoritos imprimir   recomendar   facebook twitter menéame  
agenda
 
L
M
X
J
V
S
D
 1  2  3  4  5  6  7
 8  9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30          
 

SOLIDARIDAD Y AUTOGESTIÓN INTERNACIONALISTA | PARTIDO SAIn

solidaridad :: compartir hasta lo necesario para vivir | autogestión :: democracia real | internacionalismo :: ni banderas ni fronteras